Pastel ¿mágico o inteligente…?

Pues la verdad es que lo he encontrado con los dos nombres… Se ve que la receta original es rumana y que la traducción literal es “pastel inteligente”, pero tampoco me parece extraño que lo llamen “pastel mágico”. Yo lo había visto por Pinterest, pero la receta que me convenció a hacerlo fue la de Kanela y Limón (aunque reduje su receta a la mitad). Aunque buscando un poco por Pinterest encontré la receta “original”, a través de Kitchen Nostalgia, de Mabel en versión chocolate y pensando en mis primos me decidí por la versión chocolateada.

Como veis en las fotos, la gracia de este pastel es que tú preparas una sola masa pero mientras se hornea, se crean tres capas: la de encima, que es un pastel esponjosito; la de en medio, que es como una crema; y la de abajo del todo, que es como un pudin. No sabía cómo quedaría, pero estoy muy contenta con el resultado y los que la probaron me dijeron que estaba muy rica… además de ser muy vistosa. 🙂

Los ingredientes son estos: IMAG0505

  • 4 yemas
  • 4 claras a punto de nieve
  • 1/2 l de leche tibia
  • 125 g de mantequilla derretida y fría
  • 150 g de azúcar
  • 65 g de harina
  • 50 g de cacao amargo
  • 1 cucharada de agua
  • 2 cucharadas de esencia de vainillaIMAG0503

Primero mezclé la cucharada de agua, las 4 yemas, el azúcar y la esencia de vainilla. A continuación, añadí la mantequilla casi derretida pero ya no caliente, sin parar de batir. Entonces, añadí la harina y el cacao tamizados, mezclando justo hasta que estuviera incorporado. Casi para acabar, añadí la leche (según Mabel, hay que ponerla tibia, para que no enfríe la mantequilla ni haga grumos raros). Y finalmente lo mezclé con las claras montadas. Mabel recomienda echar algunas cucharadas de claras a la masa y luego ir vertiendo la masa en las claras e ir removiendo con movimientos envolventes.

A mí la masa me quedó muy líquida, pero supongo que tiene que ser así. Y puse la masa en un molde rectangular de 20×20 cm. Quedó justo hasta el borde, pero como no sube, no hubo ningún problema.

Ya os digo, queda rica, vistosa (como veis en las fotos, se ven perfectamente las tres capas) y además es fácil de hacer. ¿Qué más se puede pedir?

Anuncis

Pan brioche de yogur

¡Hola! Vuelvo a la carga y con recetas que justo he probado este finde…

IMAG0501Resulta que mis primos se quedaban a dormir en casa de mi madre y los abuelos. Y pensé preparar unos bollitos para que tuvieran algo que desayunar… aunque fuera untando con nocilla o mermelada…

Y elegí esta receta que Kanela y limón que aún no había probado. Yo no hice el girasol, solo hice bollitos, porque me quedó un poco pegajosilla la masa (quizá le puse demasiado zumo de naranja y limón…) y lo más fácil fue hacer las bolas. Quedaron muy esponjosos y muy ricos. Hice la masa el viernes por la noche y la dejé en la nevera.

A la mañana siguiente, ¡se salía por los bordes como podéis ver en la foto! En la otra veis los bollitos que hice mientras estaban leudando y la IMAG0502última foto es de los bollitos ya horneados.

Y los ingredientes son los siguientes:

Ingredientes:

  • 100g de leche tibia con 20g de levadura disuelta
  • 150g de yogur natural (yo le puse solo 125 y era desnatado…)
  • 2 huevos y una yema
  • 100g de azúcar
  • 60g de mantequilla derretida
  • el zumo de media naranja y medio limón (yo lo saqué con el exprimidor… quizá por eso había demasiado líquido…)IMAG0506
  • 5g de sal
  • 350g de harina de fuerza
  • 350g de harina de repostería (yo le puse harina normal)

Puse todos los ingredientes en la cubeta de la panificador y le di dos veces al programa de solo amasado. Una vez bien amasado, como os he dicho antes, puse la masa en un bol y la dejé toda la noche en la nevera tapada con un film. A la mañana siguiente se había hinchado muchísimo. La desgasifiqué e hice las bolitas más o menos de 50 gramos (me había salido un kilo y 350 gramos en total) y dejé que leudaran mientras me puse a preparar un pastel que ahora también colgaré. Cuando estaba a punto de hornearlos, los pinté de huevo batido y… ¡al horno!

En serio, probadlos porque quedan muy ricos y muy suaves. Y están riquísimo tanto con dulce como con salado. ¡Ya me contaréis!

Ahora se llaman weikis…

Pero no tienen nada que ver con los comerciales. Qué duda cabe: estos, además de ser mucho más sanos, están mucho más ricos.

La receta es de Kanela y Limón. Salen unos bollitos súper suaves… mmm…IMAG0484

Estos son los ingredientes:

  • 110g de leche tibia con 12,5g de levadura fresca disuelta (medio cubo del mercadona)
  • 30g de aceite de oliva suave
  • 1 yema
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 250g de harina de fuerza
  • 40g de azúcar
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 50g de gotas de chocolate

La receta es para hacerla en la panificadora y yo seguí las instrucciones de Cristina al pie de la letra (los ingredientes van en ese orden en la panificadora y a amasar). Yo hice la masa antes de irme a dormir y la dejé toda la noche en la nevera. Y a la mañana siguiente, hice las bolitas, añadí las gotas de chocolate y las hornée.

Galletas de pistola

El verano pasado me aficioné a hacer cosas en la cocina. Y a comprar cosas para hacer cosas en la cocina. 😦 IMAG0485

En mi ciudad hay una tienda que tiene mil y un gadgets. Es pequeñita pero no te puedes acabar todo lo que tienen. Se llama La maravilla. Si algún día paseáis por el centro de Maó, no os lo penséis: ¡entrad! Pero no os puedo asegurar que consigáis salir con las manos vacías…

Bueno, pues en una de mis compras impulsivas, compré una pistola de galletas. Con toda mi ilusión, al día siguiente intenté hacer galletas con ella (no sé si las fotografié… buscaré en mi archivo de fotos), pero… es lo que tiene no leer las instrucciones, que no sabía cómo funcionaba (no es que sea demasiado complicado, pero si no te explican el truquillo… te cuesta descubrirlo). Las primeras galletas que hice salieron feíllas porque sólo supe utilizar una de las boquillas (parecían galletas rizadas). Las galletas quedaron ricas, pero no eran espectaculares. Así que guardé la maquinita.

Pasaron los meses. Llegó Navidad. Una compañera del instituto trajo galletitas para todos el último día de clase y pensé que era un detalle súper mono. Así que decidí que yo también haría para mis amigos y para mi familia. Y ¿qué galletitas más típicas en Navidad que las de jengibre? Compré miel de caña y utilicé una receta de joyofbaking.com. No sé si sería la temperatura (la página es de Canadá) o qué, pero no hubo manera de conseguir una masa de galletas que podía trabajarse con cortador. Así que pensé en mi pistolita. Pero seguía sin saber cómo utilizarla. Y mi frustración me llevó a apretar la pistola sin levantarla de la superficie y… ¡oh, milagro! ¡Salió algo parecido a una galleta bonita! ¡Entonces descubrí cómo se utilizaba la dichosa pistolita!IMAG0486

Pero desde entonces no había vuelto a utilizarla (aunque las ganas no me faltaban), hasta que en Kanela y limón vi la receta para las galletas con pistola. Y me animé (se acercaba el día de la madre y pensé regalarle a mi madre un bonito bote de cristal lleno de galletitas). Y mientras se estaban horneando, decidí probar todas las boquillas y hacerles fotos.

IMAG0487

Y esta es la receta con los ingredientes:

  • 340g de mantequilla
  • 240g de azúcar
  • 2 cucharadas de leche
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de levadura química
  • 525g de harina

Cristina utilizó una batidora, yo decidí hacerlo a mano… fue duro, pero valió la pena. Primero mezclé la mantequilla y el azúcar (esto es lo que costó). Luego añadí la leche y la vainilla. A continuación, incorporé el huevo y la harina, tamizada junto con la levadura química. Y entonces, fui metiendo la pasta en la pistola y fui haciendo galletitas. Las hornée un poco más de lo que dice Cristina, unos 18-20 minutos a 180ºC y salieron… muy ricas, jeje. Aún me quedan algunas, pero la verdad es que se han ido rapidito. ¡Espero que os gusten si las probáis!

Bollitos de leche condensada y calabaza

foto 4La verdad es que la calabaza me apasiona… no hace mucho tiempo que la he descubierto, pero realmente me encanta. Básicamente la utilizo como ingrediente dulce, como podréis ir viendo.

A la plancha, espolvoreada de canela, me vuelve loca. En magdalenas. En pasteles. En bollitos… como estos.

La receta es de Kanela y Limón… ¡anda que no tiene recetas alucinantes! Y lo que también me gusta mucho es que tiene una sección de recetas hechas con panificadora. Esta receta se puede hacer con panificadora (yo lo hice así), aunque también se puede hacer sin, claro.

Los ingredientes para los bollitos son estos:

  • 200g de leche condensada
  • 40g de mantequilla blanda
  • 60ml de leche en la que habremos disuelto 25g de levadura fresca de panadería
  • 250g de puré de calabaza
  • Una cucharadita de sal
  • 550g de harina de fuerza

Con la panificadora, solo hay que poner los ingredientes en este orden y encender el programa de amasado. Cuando acaba, solo hay que darles forma. Los bollitos que veis en la foto eran de 50 gramos (calculé que cada uno tenía unas 130 calorías). También hice bollitos con formas como los que hace Cristina, pero no los fotografié… Pero como mi intención es volver a hacer (porque salieron riquísimos), ya recordaré sacarles alguna fotito.

Solo quería añadir que pinté los panecillos con huevo batido por encima (se nota hasta dónde llegó la “pintura”).

Espero que si lo intentáis, ¡os gusten mucho!

Y aquí me quedé…

Hace unos meses que tengo el blog abandonado. No es que estuviera demasiado “lleno”, pero al no poder actualizarlo desde la tableta… así se quedó. Pero he decidido que tengo que ponerme, porque empiezo a tener muchas recetas probadas y que me gustan y no quiero perderlas. Así que… ¡a ver cuántas recetas consigo ir actualizando!